• TEMA: EL CÁNCER

Tarea 1 y 2
Voy a escribir sobre este tema, porque es un tema de actualidad en el mundo, millones de personas lo padecen y todavía no se ha encontrado una cura para el, aunque las investigaciones no paran de evolucionar.
Hay mucho tipos de cánceres: de pulmón , de piel, de mama , de colon , estómago....
-SIGNIFICADO DE CÁNCER POR LA R.A.E:
MARIOLA
-INFORMACIÓN RECOGIDA DE LA WIKIPEDIA:
MARIOLA



ALGUNAS IMÁGENES :
el-cancer-se-produce-a-consecuencia-de-un-crecimiento-anormal-de-nuestras-celulas.jpg

  • Cáncer de piel:



2475.jpg



  • Cáncer de pulmón:

capulmon-en-muejres.jpg
  • Cáncer de pancreas:


capancreas[1].jpg


  • Cáncer de colon:



image006.jpg
  • Cáncer de próstata:




cancer.jpg
  • Cáncer de lengua:



4.jpg


  • Cáncer de cuello de uterino:




papiloma.png




  • Cáncer de estómago:


CDR0000445368.jpg






Tarea 3



  • ¿Qué es el cáncer?
Conjunto de enfermedades en las cuales el organismo produce un exceso de células malignas o también llamada cancerígenas, con crecimiento y división más allá de los limites normales.
La metástasis,que es la propagación de un foco canceroso en un órgano distinto de aquel en el que se inició y el crecimiento de nuevos tumores(cualquier alteración de los tejidos que produzca un aumento de volumen) en los lugares de destinos de dicha metástasis. Esta es la diferencia de los tumores malignos de los benignos.
La mayoría de los cánceres forman tumores pero algunos no, como la leucemia.
  • ¿Por que se origina?
se origina por anormalidades de material genético de las células, que pueden ser provocadas por agentes cancerígenos, como la radiación (ionizante , ultravioleta..), de productos químicos o agentes infecciosos. Otras anormalidades genéticas cancerígenas son adquiridas durante la replicación del ADN.
  • ¿Dónde se origina?
El lugar nunca se sabe puede originarse en el pulmón, en el páncreas, lengua, colon.....
  • ¿Quien lo descubrió?

  • ¿Como se intenta radicar con el?
Mediante la quimioterapia que es fármacos empleados para el tratamiento.Tiene como fin que no se reproduzcan las células cancerígenas. Esta tenencia tiene una limitación, es poco específica. El mecanismo de acción es provocar una alteración celular ya sea en la síntesis de ácidos nucleicos, división celular o síntesis de proteínas. Debido a su especificidad afecta a otras células y tejidos normales del organismo, sobre todo si se encuentra en división activa.
la quimioterapia es la utilización de fármacos que tiene la propiedad de interferir en el ciclo celular, ocasionando la destrucción de células.






¿Qué es la prevención?


La prevención es el conjunto de acciones que se pueden realizar con el fin de disminuir la incidencia y/o mortalidad por cáncer.
La prevención tiene los siguientes objetivos:

  • Disminución de la incidencia: alrededor de un 75-80% de los cánceres pueden atribuirse a factores externos, que por lo general, la persona puede modificar y por tanto disminuir el riesgo de desarrollar un cáncer.
  • Disminución de la mortalidad: se consigue una disminución de la mortalidad si se detecta el cáncer en sus etapas más tempranas y se aplican tratamientos específicos más sencillos y eficaces.



los tipos de cáncer más frecuentes, relacionados con la exposición a estos cancerígenos son: pulmón, vejiga, pleura, laringe, leucemia, fosas nasales y piel (no melanoma).

Trabajar con productos cancerígenos exige un control exhaustivo y una serie de medidas encaminadas a evitar la exposición a dichos productos por los trabajadores.
  • Aplica estrictamente la legislación destinada a prevenir cualquier exposición a sustancias que pueden producir cáncer.
  • Cumple todos los consejos de salud y de seguridad sobre el uso de estas sustancias.
  • Aplica las normas de protección radiológica.


EL CÁNCER

Índice:

1¿Qué es el cáncer? ……………………………………… pagina….1,2
2¿Cuál es el origen de esta enfermedad?………………… pagina….2,3,4
3¿Cuáles son las posibles causas?....................................... pagina…..4,5,6
4¿Cuáles son las fases de esta enfermedad?....................... pagina…..6,7
5¿Qué tipos de cáncer hay?................................................. pagina…..7,8
6¿Cómo se diagnostica?....................................................... pagina…..8,9 ,
7¿Cómo se trata?.................................................................. pagina…..10,11
8¿Qué tipos de ensayos existen?....................................... pagina…..11,12
9¿Qué avances existen?..................................................... pagina…..12






























1¿Qué es el cáncer?




Nuestro organismo está constituido por un conjunto de células sólo visibles a través de un microscopio.

Estas células se dividen periódicamente y de forma regular con el fin de reemplazar a las ya envejecidas o muertas, y mantener así la integridad y el correcto funcionamiento de los distintos órganos.
El proceso de división de las células está regulado por una serie de mecanismos de control que indican a la célula cuándo comenzar a dividirse y cuándo permanecer estática. Cuando se produce un daño celular que no puede ser reparado se produce una autodestrucción celular que impide que el daño sea heredado por las células descendientes.

Cuando estos mecanismos de control se alteran en una célula, ésta y sus descendientes inician una división incontrolada, que con el tiempo dará lugar a un tumor o nódulo.
Cuando las células que constituyen dicho tumor no poseen la capacidad de invadir y destruir otros órganos, hablamos de tumores benignos. Pero cuando estas células además de crecer sin control sufren nuevas alteraciones y adquieren la facultad de invadir tejidos y órganos de alrededor (infiltración), y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo (metástasis), hablamos de tumor maligno, que es a lo que llamamos cáncer.
No en todos los cánceres aparece un nódulo. En las leucemias las células alteradas crecen e invaden la médula ósea (tejido que se encarga de la formación de las células de la sangre). Con el tiempo, las células salen al exterior e invaden la sangre y otros órganos.
No se puede comparar el proceso por el que pueden estar pasando dos personas que tienen un mismo diagnóstico de cáncer. Sus síntomas, tratamientos y evolución pueden ser totalmente diferentes.
La evolución de cada cáncer está sujeta a múltiples factores que van a interactuar entre sí. Estos factores varían dependiendo tanto del tumor como del paciente.


2¿Cuál es el origen de esta enfermedad?


El cáncer se origina cuando las células normales se transforman en cancerígenas, es decir, adquieren la capacidad de multiplicarse descontroladamente e invadir tejidos y otros órganos.

Este proceso se denomina carcinogénesis.
La carcinogénesis dura años y pasa por diferentes fases. Las sustancias responsables de producir esta transformación se llaman agentes carcinógenos. Un ejemplo de ellos son las radiaciones ultravioleta del Sol, el asbesto o el virus del papiloma humano.
La primera fase comienza cuando estos agentes actúan sobre la célula alterando su material genético (mutación). Una primera mutación no es suficiente para que se genere un cáncer, pero es el inicio del proceso. La condición indispensable es que la célula alterada sea capaz de dividirse. Como resultado, las células dañadas comienzan a multiplicarse a una velocidad ligeramente superior a la normal, transmitiendo a sus descendientes la mutación. A esto se le llama fase de iniciación tumoral y las células involucradas en esta fase se llaman células iniciadas. La alteración producida es irreversible, pero insuficiente para desarrollar el cáncer.

Si sobre las células iniciadas actúan de nuevo y de forma repetida los agentes carcinógenos, la multiplicación celular comienza a ser más rápida y la probabilidad de que se produzcan nuevas mutaciones aumenta. A esto se le llama fase de promoción y las células involucradas en esta fase se denominan células promocionadas. Actualmente conocemos muchos factores que actúan sobre esta fase, como el tabaco, la alimentación inadecuada, el alcohol, etc.
Por último, las células iniciadas y promocionadas sufren nuevas mutaciones. Cada vez se hacen más anómalas en su crecimiento y comportamiento. Adquieren la capacidad de invasión, tanto a nivel local infiltrando los tejidos de alrededor, como a distancia, originando las metástasis. Es la fase de progresión.
Para que se produzca un cáncer es necesario que de forma acumulativa y continuada se produzcan alteraciones celulares durante un largo periodo de tiempo, generalmente años.
Como resultado las células están aumentadas en su número, presentan alteraciones de forma, tamaño y función y poseen la capacidad de invadir otras partes del organismo.






3¿Cuáles son las posibles causas?



Los hábitos de vida son fundamentales a la hora de desarrollar determinadas enfermedades como la obesidad, las enfermedades cardiacas y el cáncer.

Algunos tipos de cáncer se producen por cosas que la gente hace:
  • Fumar aumenta las probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón, boca, esófago...
  • El consumo excesivo de alcohol también aumenta la probabilidad de que se produzca un cáncer de hígado, estómago…
El 75-80% de los cánceres se deben a la acción de agentes externos que actúan sobre el organismo, causando alteraciones en las células. Por el hecho de ser externos, son modificables. La persona puede modificar sus hábitos, impidiendo que el organismo entre en contacto con estos agentes, como por ejemplo, evitando el consumo de tabaco, reduciendo las dosis de alcohol, haciendo ejercicio…
En el otro 20-25% de los casos, no se conocen con exactitud los mecanismos por los que se produce y desarrolla el cáncer. Se piensa que puede ser debido a mutaciones espontáneas de los genes o por la acción de algún factor externo que aún no se ha identificado. Actualmente es uno de los principales temas de investigación.
A los agentes externos se les denomina factores de riesgo o agentes carcinógenos. Son las sustancias que, en contacto con un organismo, son capaces de generar en él enfermedades cancerosas. Su naturaleza es variada, habiéndose encontrado factores físicos, químicos y biológicos.
Para que el cáncer se origine deben producirse de cuatro a seis mutaciones o alteraciones genéticas celulares, por lo que todo apunta a que los factores de riesgo deben estar en contacto con el organismo durante un considerable periodo de tiempo (años). Esto también explicaría que el riesgo de padecimiento de un cáncer aumente con los años.
En algunos casos, muy pocos (5-7%), las personas presentan una predisposición genética al desarrollo de ciertos cánceres. Esto ocurre porque se heredan genes ya alterados. El resultado es que en estas personas la probabilidad de padecer cáncer aumenta y el tiempo necesario para su aparición es menor que cuando no existe esta predisposición.
La mayoría de los carcinógenos químicos están relacionados con actividades industriales, por lo que gran parte de los cánceres producidos por ellos se dan en los países desarrollados. De los 7 millones de compuestos químicos conocidos, en unos 2.000 se ha descrito algún tipo de actividad carcinogénica y muy pocos están en contacto directa o indirectamente con el ser humano. Además, independientemente de su composición, la capacidad una sustancia para producir cáncer va a depender de la cantidad de dosis recibida y del tiempo de exposición a la sustancia. El amianto, arsénico, benceno, cadmio, mercurio, níquel, plomo, hidrocarburos clorados, naftilamina, son algunos de los agentes con actividad carcinogénica más usuales.
Entre los agentes físicos destacan las radiaciones ionizantes (rayos X), las radiaciones no ionizantes (rayos ultravioleta del Sol) y las radiaciones que emite la propia corteza terrestre (radón). Otra fuente de agentes físicos cancerígenos es la provocada por accidentes nucleares como es el caso de las fugas producidas en centrales nucleares.
En los últimos años los agentes biológicos están tomando cada vez más protagonismo en la carcinogénesis humana. Hoy día sabemos que el 18% de los cánceres son atribuibles a infecciones persistentes provocadas por virus, bacterias o parásitos, entre los que destacan el virus del papiloma humano (cáncer de cuello uterino), el virus de la hepatitis B (cáncer de hígado) y el helicobacter pylori (cáncer de estómago).

TIPO DE CÁNCER
AGENTE CARCINÓGENO
¿CÓMO PREVENIRLO?
Cáncer de piel
Radiaciones ultravioleta
Tomar adecuadamente el sol
Cáncer de pulmón, de riñón, mesotelioma, de hígado, de piel
Cromo, níquel, cobalto, asbesto, plomo, arsénico
Seguir medidas de seguridad en el trabajo (CEEC)
Cáncer de pulmón y testículo
Hidrocarburos aromáticos policíclicos (humo de tabaco, hollín, alquitrán, petróleo…)
Evitar el consumo de tabaco y seguir medidas
de seguridad en el trabajo (tabaco)
Cáncer de hígado, estómago
Nitrosaminas
Evitar el cosumo excesivo de ahumados y embutidos (alimentación)
Cáncer de cuello uterino
Virus del Papiloma Humano (VPH)
Consultar con el ginecólogo (diagnóstico precoz)
Cáncer de hígado
Virus de la hepatitis B (VHB)
Cumplir el calendario de vacunación y, para población de riesgo, utilización de jeringuillas desechables y preservativo
en las relaciones sexuales (CEEC)
Cáncer de estómago
Helicobacter pylori (bacteria)
Tratamiento antibiótico (CEEC)











4.¿Cuáles son las fases de esta enfermedad?




El proceso que va desde que se producen las primeras mutaciones de las células hasta que la enfermedad llega a su etapa final se llama historia natural. La duración de este proceso en adultos depende del tipo de cáncer y oscila entre meses y décadas. En el caso de los niños, todo este proceso se produce con mucha mayor rapidez, pudiendo incluso durar sólo unos meses. Esto es debido a que las células que constituyen los tumores en la infancia son células más inmaduras, que se dividen y multiplican con mayor rapidez que las que constituyen los cánceres del adulto, por lo que el desarrollo y evolución de los tumores en niños se producen en un periodo de tiempo menor.
• Lo primero que ocurre son los cambios celulares que dotan a las células de las características de malignidad, es decir, de multiplicación descontrolada y capacidad de invasión. Es la etapa más larga de la enfermedad y se denomina fase de inducción. En ningún caso es diagnosticable ni produce sintomatología. Esta fase puede durar hasta 30 años.
• La segunda etapa se denomina fase “in situ”. Se caracteriza por la existencia de la lesión cancerosa microscópica localizada en el tejido donde se ha originado. En los adultos suele durar entre 5 y 10 años dependiendo del tipo de cáncer. En ella, tampoco aparecen síntomas o molestias en el paciente. En determinados casos como en el cáncer de mama, cuello uterino o colon, la enfermedad se puede diagnosticar en esta fase mediante técnicas que permiten su detección precoz.
• Posteriormente, la lesión comienza a extenderse fuera de su localización de origen e invade tejidos u órganos adyacentes. Estamos ante la fase de invasión local. En la edad adulta dura entre 1 y 5 años. La aparición de síntomas de la enfermedad depende del tipo de cáncer, de su crecimiento y de su localización.
• Por último, la enfermedad se disemina fuera de su lugar de origen, apareciendo lesiones tumorales a distancia denominadas metástasis. Es la etapa de invasión a distancia. La sintomatología que presenta el paciente suele ser compleja. Depende del tipo de tumor, de la localización y extensión de las metástasis.





5¿Qué tipos de cáncer hay?


Carcinoma

Es el tumor maligno que se origina en la capa que recubre (células epiteliales) los órganos.
Aproximadamente el 80% de los tumores cancerosos son carcinomas.
Algunas de estas células tienen diferentes características y por tanto su nombre puede ser algo distinto.
Destacar algunas:
Adenocarcinoma: se denomina adenocarcinoma al cáncer que se origina en el tejido glandular (glándulas), por ejemplo en los conductos o lobulillos de la mama o en la próstata.
Carcinoma de células escamosas o epidermoide: cáncer que se origina en las células no glandulares, por ejemplo esófago, cuello de útero, etc.
Carcinoma de células basales: es el cáncer de la piel más común. Se origina en la capa más profunda de la epidermis (piel), llamada la capa de células basales. Por lo general se origina en áreas expuestas al Sol, especialmente la cabeza y el cuello. El cáncer de células basales crece lentamente y es poco probable que se propague a partes distantes del cuerpo.
Melanoma: es un tumor maligno que se origina en las células que producen la coloración de la piel (melanocitos). El melanoma es casi siempre curable en sus primeras etapas. Sin embargo, es probable que se propague a otras partes del cuerpo.

Sarcoma

Se trata de un tumor maligno que se origina en los tejidos conectivos, tales como los cartílagos, la grasa, los músculos o los huesos.

Dependiendo de la célula que lo origina pueden recibir diferentes nombres, siendo los más conocidos:

Osteosarcoma: (osteo = hueso) Sarcoma que deriva del hueso.
Liposarcoma: (lipo = grasa) Sarcoma que deriva de la grasa.
Condrosarcoma: (condro = cartílago) Sarcoma que deriva del cartílago.
Angiosarcoma: (angio = Vaso) Sarcoma que deriva de los vasos sanguíneos.

Leucemia

Popularmente conocido como cáncer de la sangre. Las personas con leucemia presentan un aumento notable en los niveles de glóbulos blancos o leucocitos (células presentes en la sangre, encargadas de defendernos de las infecciones).

En las leucemias no existe tumoración, se afectan la sangre y la médula ósea (zona interna de los huesos, donde se originan las células sanguíneas).

Las leucemias se pueden clasificar en función del tipo de célula alterada en:

Leucemia mieloide
Leucemia linfoide
Asimismo, se clasifican según el estado de maduración de las células leucémicas, pudiendo ser:

Leucemias agudas: formada por células inmaduras.
Leucemias crónicas: las células están en el último paso de la maduración.
Las leucemias agudas son más frecuentes en niños.

Linfoma

Se denomina así al cáncer del sistema linfático. El sistema linfático es una red de ganglios y vasos finos que existe en todo el cuerpo, su función es combatir las infecciones. El linfoma afecta a un grupo de glóbulos blancos llamados linfocitos.

Los dos tipos principales de linfomas son la enfermedad de Hodgkin y el linfoma no Hodgkin.




6 ¿Cómo se diagnostica?


El cáncer es una enfermedad más a la hora de realizar su diagnóstico. Se utilizan las mismas pruebas que para diagnosticar otras enfermedades.
Cuando un paciente acude a consulta por alguna molestia o síntoma, el médico, antes de realizar cualquier prueba, elabora una historia clínica. Esta incluye los antecedentes familiares y personales del paciente y sus hábitos de vida.
La historia clínica, junto con la exploración física, permite obtener una serie datos que hagan sospechar la existencia de un cáncer o de cualquier otro problema de salud.

En función del resultado de la exploración y según los posibles diagnósticos, el médico propondrá -si fuera necesario- la realización de una serie de pruebas.

El objetivo es obtener la información necesaria para diagnosticar el problema de salud y confirmar que produce los síntomas por los que el paciente acude a consulta.
No siempre es posible diagnosticar precozmente un cáncer debido a:

Durante las primeras fases, el cáncer no se manifiesta, no da síntomas (asintomático).
No en todos los tumores pueden realizarse pruebas en la población sana que diagnostiquen lesiones premalignas.
Los métodos diagnósticos se pueden clasificar en diferentes grupos, según las técnicas en que se basan:

Pruebas analíticas: analizan componentes de diferentes partes del organismo (sangre, orina…).
Pruebas de imagen: permiten obtener imágenes del interior del cuerpo.
Estudio de tejidos: para ello es preciso obtener una muestra de los mismos a través de la biopsia o de la citología. Consiste en estudiar las células de los tejidos sospechosos y confirmar si existe malignidad o no.

Existe gran diversidad de pruebas diagnósticas que pueden ser utilizadas. Las pruebas diagnósticas utilizadas en medicina son comunes a muchas enfermedades.
Pruebas analíticas :
Generalmente, estas pruebas son el primer paso para el estudio del paciente. Se solicitan en función de los síntomas que presenta, o según la sospecha diagnóstica que tiene el médico.

Análisis de sangre. La sangre es un fluido que recorre nuestro cuerpo y en el que se encuentran (además de distintos tipos de células) multitud de sustancias producidas por los distintos órganos. Para la gran mayoría de estas sustancias se conocen unos valores normales, que son los que aparecen en la sangre de cualquier individuo sano. Cuando, en un análisis de sangre, aparecen valores anormales, tanto por exceso como por defecto, es un claro indicio de que algo no está funcionado correctamente.
Es una prueba sencilla que, en determinadas circunstancias, puede aportar mucha información valiosa sobre la salud de una persona.

Otras pruebas son:
Análisis de orina
Análisis del líquido cefalorraquídeo (líquido que baña las estructuras nerviosas)
Análisis del líquido pleural (líquido contenido entre las dos capas de la pleura, que es la membrana que envuelve los pulmones)
Análisis de heces
Análisis del exudado nasofaríngeo (mucosidad existente en la parte posterior de las fosas nasales)

Además, se pueden determinar los marcadores tumorales.
Los marcadores tumorales son sustancias que generalmente se determinan en sangre y cuya elevación por encima de lo normal se ha relacionado con la presencia de algunos tumores malignos.

La medición del nivel de los marcadores tumorales puede ser útil para el diagnóstico de algunos tipos de cáncer, cuando se realiza en combinación con otras pruebas. Por sí solos, no permiten confirmar o descartar un diagnóstico de cáncer.



7¿Cómo se trata?

El tratamiento del cáncer es multidisciplinar, es decir, las distintas modalidades terapéuticas se combinan para proporcionar al enfermo el plan de tratamiento más adecuado que permita aumentar las posibilidades de curación de la enfermedad.
Generalmente en el tratamiento del cáncer se siguen unos protocolos. Son un conjunto de normas y pautas (plan de tratamiento) que se establecen, basándose en la experiencia científica, para el tratamiento de una enfermedad.

Estos protocolos, que se emplean de forma generalizada en todos los hospitales, recogen las indicaciones o limitaciones del tratamiento en función de una serie de factores:

Relacionados con el tumor:
El tipo de tumor.
La localización y el tamaño.
La afectación de los ganglios o de otros órganos.
Relacionados con el paciente:
La edad.
El estado general de salud.
Otras enfermedades importantes.
El deseo del propio paciente.
Las principales modalidades de tratamiento son: cirugía, radioterapia y quimioterapia. Aunque también puede administrarse otro tipo de terapias específicas para algunos tumores como la hormonoterapia, la inmunoterapia, el tratamiento con láser, etc.

Cirugía

La cirugía suele ser el principal tratamiento para determinados tumores. Hace unas décadas era un tratamiento agresivo, ya que su finalidad era eliminar el tumor con la mayor cantidad de tejido sano de alrededor para eliminar todas las células tumorales.



Actualmente, con el desarrollo de nuevas técnicas quirúrgicas, es posible intervenir de forma satisfactoria a multitud de enfermos, conservando, la mayoría de las veces, el órgano donde se asentaba el tumor y su función (cirugía conservadora).

Está indicada en los cánceres que no se han extendido a otros órganos. También tiene un papel muy importante en el diagnóstico y estudio de extensión de la enfermedad.

Antes de cualquier cirugía es preciso realizar un estudio preoperatorio. Consiste en un análisis de sangre, un electrocardiograma, una radiografía de tórax y una consulta con el anestesista que valorará el riesgo de la intervención y el tipo de anestesia más indicado.

Asimismo, tras las explicaciones del cirujano, el paciente ha de firmar un consentimiento informado, donde consta reflejada toda la información sobre la cirugía. En él declara haber recibido y comprendido dichas explicaciones.

Los efectos secundarios de la cirugía variarán en función de la localización del tumor, aunque determinados efectos son generales a cualquier localización como puede ser el dolor por la herida quirúrgica.


Radioterapia

Aproximadamente seis de cada diez enfermos de cáncer reciben radioterapia como parte importante de su tratamiento. Puede administrarse asociada a otras terapias (cirugía y/o quimioterapia) o como tratamiento único.
En función de cómo se administre la radiación la radioterapia puede ser de dos tipos:

Externa: consiste en la administración de las radiaciones desde el exterior mediante unos equipos que generan la radiación (aceleradores lineales). En ningún momento contactan con el paciente.
Antes de iniciar el tratamiento es preciso realizar una planificación o simulación del mismo. En ella se determinan la zona de tratamiento, la dosis total, el número de sesiones en las que se reparte dicha dosis y la postura más correcta en la que se situará al enfermo. La mayor parte de las veces las sesiones se administran durante cinco días a la semana, descansando dos. Este descanso generalmente coincide con el fin de semana.
La administración del tratamiento no es dolorosa. En ningún caso el paciente emite radiaciones.

Interna: consiste en la administración de la radiación a través de materiales radiactivos (isótopos) con distintas formas, que se introducen en el organismo muy próximos o en contacto con el tumor. Para llevar a cabo el implante es preciso administrar algún tipo de anestesia. Puede apreciarse una ligera molestia en la zona del implante, aunque, generalmente, desaparece a los pocos días de finalizar el tratamiento.
Una vez que se extraen los materiales radiactivos el paciente no emite ningún tipo de radiación.

Los efectos secundarios de la radioterapia son cada vez menos frecuentes y más tolerables debido, fundamentalmente, a la mejora de las técnicas empleadas. Dependerán, en gran medida, de la zona donde se administre el tratamiento.

El tratamiento con radioterapia siempre es individualizado. Cada enfermo tendrá su tratamiento específico, distinto al de otro paciente.


Quimioterapia

Es una de las modalidades terapéuticas más empleadas en el tratamiento del cáncer. Su objetivo es destruir, empleando una gran variedad de fármacos, las células que componen el tumor con el fin de reducir y/o eliminar la enfermedad.

A los fármacos empleados en este tipo de tratamiento se les denomina fármacos antineoplásicos o quimioterápicos.

Este tratamiento se administra en forma de ciclos. Un ciclo consiste en la administración de los fármacos durante uno o varios días, seguido de un tiempo variable de descanso, que suele oscilar entre una y cuatro semanas.

Dependiendo del tipo de cáncer y de los fármacos que se vayan a emplear, la quimioterapia puede administrarse en forma de pastillas (por vía oral) o inyectando la medicación en una vena (intravenosa).

Generalmente, cuando el tratamiento se administra por vía intravenosa, el paciente acude al hospital de día para su administración. Tras unas horas, éste puede irse a su domicilio hasta el próximo ciclo, y seguir realizando el mismo tipo de vida que antes de iniciar la quimioterapia.

La duración total del tratamiento y sus efectos secundarios dependen de una serie de factores como son el tipo de tumor, la respuesta del tumor al tratamiento y el tipo de quimioterapia empleada.




8 ¿Qué tipos de ensayos existen?

Se denomina ensayo clínico en oncología a la investigación encaminada a probar nuevos fármacos en la prevención y tratamiento del cáncer, así como nuevas técnicas diagnósticas y quirúrgicas.

El primer paso de la búsqueda de nuevos tratamientos comienza en el laboratorio, donde los investigadores desarrollan y estudian nuevas ideas. Si una de ellas parece prometedora, se pasa a la siguiente fase que consiste en testar el tratamiento en animales para conocer cómo actúa y qué efectos secundarios produce el nuevo tratamiento que se está investigando. La última fase es el estudio en los seres humanos.

Generalmente, los estudios clínicos comparan dos poblaciones. Un grupo de pacientes que recibe el nuevo tratamiento con otro grupo que recibe el mejor tratamiento estándar conocido para ese tumor. Cuando una persona entra a formar parte de un ensayo clínico puede formar parte de cualquiera de los dos grupos.

Para que un fármaco llegue a un ensayo clínico en pacientes debe haber mostrado evidencias de un beneficio potencial claro con un riesgo aceptable.

Los ensayos clínicos son importantes por dos razones:

Los ensayos clínicos contribuyen al progreso y conocimientos contra el cáncer. Si los estudios demuestran que un nuevo tratamiento es eficaz, pasa a formar parte del tratamiento estándar pudiendo ayudar así a numerosos enfermos de cáncer.
El resultado del ensayo clínico no está garantizado. El nuevo tratamiento puede no tener mejor resultado que el tratamiento estándar o dar lugar a efectos secundarios desconocidos. Pero en el caso de ser más eficaz que los tratamientos habituales, los pacientes participantes en el ensayo son los primeros en beneficiarse del mismo.
Antes de comenzar un ensayo clínico se elabora un protocolo donde se explica por qué se realiza el estudio y cómo se va a llevar a cabo. Asimismo, se determinan los criterios de selección de los pacientes que entrarán a formar parte del estudio, qué tratamiento van a recibir y la frecuencia y duración del mismo.



9¿Que avances existen?

.

Avances en tratamiento contra cáncer de pulmón
Según un artículo esta semana en The New York Times, por primera vez desde hace décadas, los médicos han logrado avances en el tratamiento del cáncer de pulmón al aplicar quimioterapia en unas sesiones posteriores a la cirugía.

Desde hace años los médicos han considerado que la quimioterapia no es eficaz contra el cáncer de pulmón. Pero recientes investigaciones parecen demostrar todo lo contrario, y desde hace unos meses en los Estados Unidos la política está cambiando. A pacientes que se encuentran en la primera fase de cáncer de pulmón y se someten a una cirugía para extirpar el tumor, también se les aplicas sesiones posteriores de quimioterapia, una práctica común en otros tipos de canceres como de pecho o colon.


Nano partículas para tratar cáncer
Un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan ha logrado crear el equivalente nanotecnológico del Caballo de Troya, para transportar un tratamiento de quimioterapia muy potente dentro de células de un tumor, aumentando así la capacidad del medicamento para matar el cáncer y reduciendo los efectos secundarios tóxicos.

El sol podría reducir riesgo de cáncer de próstata
Según un artículo en EurekAlert, un equipo de investigadores de varias universidades norteamericanas ha publicado un artículo en la revista Cancer Research sobre un estudio realizados por ellos y cuyos resultados parece demostrar que hombres expuestos al sol tienen la mitad de riesgo de desarrollar cáncer de próstrata que aquellos hombres que se expongan al sol poco o casi nada. Según los resultados de su estudio, en algunos hombres el riesgo se reduce hasta en un 65 por cien.




TAREA 4.





VÍDEOS:
- ¿Que es el cáncer?
MARIOLA

MARIOLA

-¿Que es la quimioterapia?
MARIOLA